martes, 11 de enero de 2011

Flanagan

Buf, vayamos por partes que este es un post difícil.
Nos remontamos a.... (espera ¿En qué año estamos? ¡Ah sí! 2011!), vale, pues entonces nos remontamos a 1999, año en el que algunas sectas utilizaron la estratagema del fin del mundo para que unos cientos de locos se suicidaran, algunos incrédulos pensamos que tal vez las CLAMP acabarían su interminable manga X-1999 y otros pensaban que Friends no terminaría nunca.
Venga hombre, poneos en situación.
La música de los noventa daba paso a otra década en la que muchos confiábamos en que fuera mejor que la anterior y cambiábamos de siglo.
Bien, imaginaos ahora un pequeño ratón de biblioteca llamado Sheila. Una cosa pequeñuja a la que acababan de poner gafas y cuya vida siempre rondaba alrededor de una biblioteca, no porque quisiera, sino porque estaba autoimpuesto.
Ya estamos.
Pues bueno, en aquella época, en la que me quedaba poco para horrorizarme con el instituto llegué a sacar el mismo libro unas veinte veces, y ese libro era "No pidas sardina fuera de temporada".
No os voy a explicar de qué va el libro ni os voy a aburrir con tediosas historias sobre por qué os lo debéis de leer ya que sólo estará gastando saliva (en este caso espacio). Sólo os diré que el protagonista es Flanagan, un chaval de 14 años que al menos a mí me robó el corazón.
Gracias a él disfruté de una buena historia de detectives.
Y pasaron los años y a los 14 descubría que Flanagan tenía muuuuchos más libros y me los leí todos.
¿Fin?
Pues no amiguitos, hará ya un par de años, cuando Aarón y yo no sabíamos que estaríamos saliendo juntos (bueno, él sí, pero eso es una historia que os contará él ;)), me habló de Flanagan y yo casi me caigo del susto.
¡Conocía a Flanagan!
Así es como descubrí que habían sacado otro libro. Hace poco Aarón y yo nos enteramos de la existencia de incluso otro más juntos.
Así que es normal que leyendo los libros que me regalaron por navidades ("Yo tampoco me llamo Flanagan" y "Flanagan Flash-Back" , me sienta perdida, tonta y muy contenta.
Porque al igual que Flanagan se reencuentra con Clara, yo me reencuentro con él y voy recordando todos aquellos años sufriendo por algo que sólo era ficción.
Y a Patricia, no sabe cuánto me acuerdo de todas aquellas conversaciones que teníamos sobre el pequeño detective (que ya va a cumplir los dieciocho años) y es que Flanagan apenas ha envejecido, mientras que los demás sí.
En fin, da exactamente igual la edad que tengas para leer Flanagan, son historias de detectives buenas, interesantes y para nada infantiles, así que si tenéis tiempo ya sabéis: Echadle un ojo a cualquiera de la serie, prometo que no os defraudará.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Molaba Flanagán, sí señorita, además no se cortaba a la hora de tratar ciertos temas que, en ese momento, en España, parecían ser tabú.
Yo conocí a Flanagán gracias a una estafa que le hice a mis padres: les pedí un par de talegos para comprar un libro que nos habían pedido en clase y fui a casa de un amigo (uno de esos que no leen ni a tiros, ya sabéis, todos tenemos alguno) para que me dejara un libro bueno, a estrenar, y que diera el pego. Así me hice con "Todos los detectives se llaman Flanagán" Y dejando de lado que mis padres se coscaron de que en la vida iba a costar 2.ooo pesetas un libro tan canijo, la lectura sí que valió la pena.
Estoy contigo, Shei, no importa la edad, un libro más que recomendable.
Un abrazo!

tita hellen dijo...

Tu sientes por Flanagan lo que yo por el pirata Garrapata (qué mal ha sonado esto). La diferencia es que la gente conocía el pirata Garrapata, pero no sabía que en su búsqueda por Miss Floripondia, pasa por hasta 3 secuelas más a cada cual más divertida y que casi nadie ha leido. Me quedó el último por leer, porque hice un change con un chaval del clase, el tenía la segunda parte y a mi me regalaron la 3ª sin tener la 2.

Me apunto este libro, tiene buena pinta. Besotes

la reina del hielo dijo...

A mí me mandaron leer en el cole "todos los detectives se llaman Flanagan"! oh, hubiese sido tan buen regalo de Latveria...

En Toledo los niños no te mirarían raro, como yo, que no te miro raro, claro, pero no nos habríamos encontrado porque la biblioteca de mi pueblo es una mierder, aunqeu tenga todo lo de Stephen King

Javi Gallardo dijo...

Muy buena pinta, Harry Potter formó parte de mi infancia tardía y más tarde vino el genial Agustín Fernández Paz, un genio, el Lovecraft gallego, pensé en traértelo de casa pero como estaba en gallego si lo pudieses conseguir en castellano estaría genial, siempre tiene 3 puntos esenciales, amor, juventud y terror, me quito el sombrero.
Ahora cuando termine los trabajos me pondré con el de Stephen King que me dejaste ;)