miércoles, 24 de noviembre de 2010

Hay dos maneras de hacer las cosas...


Una buena y una mala.
Y yo no estoy de buenas.


Me intento tomar las cosas de buenas, hace mucho que no grito en serio (en serio, aunque no lo parezca hago un esfuerzo sobrehumano para parecer feliz y tranquila a lo largo de los días y eso cuesta).


Y si hay que defender derechos os gano a todos a patadas.

7 comentarios:

Arubeeka dijo...

No hay que parecerlo. :)

erika g. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
erika g. dijo...

Yo solo espero que al final todo salga bien, la opcion A, no quiero tener que pelearme con nadie u_u

Es normal que uno se ponga en ese plan cuando ve amenazado su espacio, de hecho a mi también me ha cabreado mazo, ya la simple idea de que venga alguien a tocar las narices me escama... pero eche o que hai :/

Rafa dijo...

Yo me alquilo para romper cabezas, ahí lo dejo ^(++++)^.

mAquetador dijo...

Si hay que patear cabezas, hacelo... Pensa en vos, en la paradoja de que si uno quiere paz tendra que afronantar la guerra, defender lo que es de uno...
Grita fuerte!!! que te escuchen y te tengan miedo.

Rafa dijo...

No quiero convertir este blog en un debate (perdona, shei) pero disiento, maquetador. Si quieres paz lo mejor es no tocarle los huevos a los demás, vivir y deja vivir, ya sabes, todo ese rollo. Es por culpa de esa gente que quiere "gritar y meter miedo" (aunque más que miedo meta risa) por lo que a veces hay que soltar algún sopapo.
Repito: no convirtamos este blog en un debate: si quieres contestarme hazlo en el mío.

tita hellen dijo...

La cosa es simple, esto ha pasado antes. La cosa es no dejar de hacer la vida normal, dejar las cosas claras desde el principio, poner límites de convivencia e intentar respetarlos por las buenas. Y si no se sabe convivir como personas, se insta a la gente a que se vaya al zoo.

besotes y mucho ánimo