martes, 14 de septiembre de 2010

Examen

Voy a suspender, cualquier cosa que digáis o hagáis no cambiará la cruda realidad de la situación, apenas he podido recordar nada de lo que he estado estudiando y hoy tenía unos dolores tan insoportables que casi no podía ni levantarme de donde estaba.
La verdad es que a pesar de parecer un niño en su primer día de escuela infantil (para vosotros mundanos "guardería" muahahahaha <-se me pira perdón), no quiero ir a la universidad este año, la verdad es que no hay nada positivo que me ocurra allí, a parte de estudiar como una tonta.
Ya, lo sé me estoy comportando de manera que no debería, soy pesimista y catastrofista, últimamente la familia de Aarón debe de estar harta de que llame cada x horas y cuelgue al poco rato (en general deben de estar hartos de mí , que cupo el teléfono). Pero es que he llegado a un punto que no sé qué demonios hacer, vale, sé que tengo que estudiar, pero ahí se acaba todo, y más aún cuando suspenda el estúpido examen sólo porque no me quiso aprobar con un 4 y pico en junio ¡¡¡Suspendiste a casi 100 alumnos!!! Eso debería de decirte qué tipo de profesor eres ¿No?
O que tipos de alumnos tienes, no lo acabo de tener yo muy claro, pero vamos, que qué más da, si resulta que no me va a servir de nada quejarme, que las cosas están claras. Siento si no las entiendo.
Y siento escribir esto, os juro que tengo tantas entradas de blog que no logro entender ni por qué las escribo ni qué demonios quería decir con ellas...
Ains...
Es que no me apetece escribir en el diario
¿Sabíais que ya tengo escrito 8 o 9?
No llevo la cuenta.
Ya estoy diciendo chorradas otra vez.
Dios y yo pensando en mundarme, si ni siquiera mevan a dejar irme a Barcelona o a Ciudad Real ¿Cómo demonios me dijeron lo de mudarme? ¿Por qué pensaban que no lo haría? Pues sí, lo haría, por ese precio me iría, a lo mejor así comprendería mejor mi existencia, o acabaría con ella más rápido, o como dice Aarón, si lo tenemos que dejar lo dejamos cuanto antes.
O no sé.
Los exámenes me fríen el cerebro, sé hacer un problema pero soy incapaz de aprenderme el otro, y con mi suerte seguramente me entre el que no me sé.
Ojalá pudiera hacer preguntas teledirigidas. No Aarón, no es un deseo de quinceañera, es un poder de veinteañera frustrada.
Quiero un helado.
Odio estar irascible en época de exámenes, en serio no lo hago a propósito, pero creo que no salir de casa no me ayuda.
Hoy he visto a una chica en NEXT que decía que estudiaba en Trabajo Social, no sé si creerla, si tenía 18 años y eso se graba en Madrid ¿Por qué no me suena ni de vista? Vale, que somos 400 en primero pero me sonaría. Y no me digáis que es que estudia por las tardes porque yo estoy también por las tardes.
Voy a parar ya.
Os quiero, os lo juro, hay una parte de mí que piensa "jo, si me soportan leyendo esto y muchos me soportan en persona, deberían ser catalogados en la categoría de santos".
Me duele la cabeza.

4 comentarios:

yerk dijo...

No seas tan negativa. Site pones a ello no hay nada que no puedas hacer

Arubeeka dijo...

He aquí una verdad como un templo:
Por muy duro que pareza, todo se pasa y todo se acaba. Todo da lugar a algo nuevo.
Pégate cab:ezazos contra la pared solo un poquito más! Qué ya falta poco!!
Ánimo!!!

Cuando estes así sal a dar una vuelta y pégale patadas a las papeleras cuando no te vea nadie.
Dáte una ducha y continua estudiando: estoy segura, estadísticamente, te sabes más de lo que parece.
:)

Shakeb dijo...

La universidad es una mierda en sí, eso todos lo sabemos. Y cuanto antes aceptes que no es como te quieren vender las series americanas y la televisión, mejor.

Y no te pongas así por un examen... uno!!!! si no se aprueba ahora, se aprueba más tarde. Nadie se muere por suspender una asignatura xP

tita hellen dijo...

1.- La universidad de Comillas también oferta Trabajo Social, pero no es taaaaan carismática como la nuestra.

2.- O dejas de comerte el tarro y agredirte o te sacudo y te daré motivos pa llorar de verdad (buenrollismo powa ^^). Si tu vales un mogollón, deja de maltratarte leñe yaaaa!!!

Todo esto es el estrés. Y sino es el estrés, echale la culpa, todas las trabajadoras sociales lo hacemos. Muas!!!