martes, 21 de enero de 2014

Chorradas y conchas Codan


Buf, llevo un mes casi sin Internet y pseudo alejada de la sociedad (excepto mi cumpleaños y poco más) y sinceramente tengo una sensación rara en lo que es la caja torácica.

Lo primero de todo es que estudiar se me da cada vez peor, da igual que me esfuerce o empiece dos meses antes, mi cabeza rezuma pus en vez de neuronas y me siento como una niña de cuatro años intentado resolver algún problema de matemáticas.

Justo cuando tenía esa edad (tres o cuatro años), unas chicas de unos catorce años me preguntaron una vez que cuánto era “0 x 1”. Asustada y como no me paraban de preguntar una y otra vez el resultado de esa cuestión que ahora nos parece tan sumamente sencilla, terminé llorando.

Me siento igual, no soy capaz de resolver ninguna de mis asignaturas por más que pongo a mi cabeza a ello y no tengo muchas más oportunidades, si no es ahora será en julio y para ello tendré que hacer como el año pasado y estudiar hasta que me ardan los ojos y discutir con profesores.


 
 



Por otro lado está la vuelta a la rutina, al saber estar diario de universidad, familia, quedar  y todo lo que le rodea. Lo temo. Es como un gran monstruo grande que me quiero comer. Recordando de nuevo otros temores de mi infancia podemos hacer un símil entre como estoy ahora y un sueño repetitivo que tenía de pequeña, yo estaba tranquilamente durmiendo en mi cama cuando una fuerza invisible me llevaba a un pasillo donde había una puerta en la que sabía perfectamente que había un asesino que me mataría, y a pesar de saber perfectamente que tan sólo era un sueño yo no me podía quitar esa sensación de desasosiego de encima.

Separarme de Internet ha servido para mantenerme de alguna manera alejada de todo y a la vez de nada. Y quedarme en casa sin tener mucho contacto me hace sentir de la misma manera. En serio, es raro. Creo que no soy capaz de explicarlo mejor.
 

1 comentario:

Aurora Alberca dijo...

Todo eso se debe a que estas atascada en una "fase" de la vida.

Pero pasar a la siguiente te va a
llevar un buen par de años.

Estar atascado no es divertido, obviamente, y cada vez lo vas a sentir mas y mas agobiante.

Es un problema con solucion, pero de solucion lenta.

Te vas a tener que armar de paciencia. Abstraerte. Y ver la vida desde una perspectiva mas alejada y global, para poder pasar el tiempo que queda hasta que la solucion se lleve a cabo y complete.